Georg Kellner, y sus figuras encastrables de madera

19 octubre, 2011 § Deja un comentario

Ranita Quak, réplica del original de 1934

Hoy queremos contarles la historia de esta particular ranita de madera que ven aquí arriba y que hoy es parte de nuestra colección de juguetes que pueden conseguir en la tienda virtual.

Había una vez en Alemania, hace como cien años atrás, un joven constructor de pianos llamado Georg Kellner que era a su vez un apasionado de los aviones. Pero como éstos difícilmente pueden conseguirse y estacionarse en el jardín como para poder disfrutar de ellos, a Georg se le ocurrió construir unos modelos a escala. Pronto éstos fueron tan populares que el hobby se convirtió en su verdadero trabajo.

Georg Kellner

Luego de la Primera Guerra Mundial a Kellner se le ocurrió ofrecer su modelos como set para armar, lo que era una verdadera novedad. Los primeros entusiastas con la idea fueron los británicos. Estos a su vez entusiasmaron a Kellner para que comenzara a realizar modelos de barcos.  Él los fabricó con velas, con motores a vapor y también eléctricos, y los barcos navegaron más allá de los océanos…en lagos, fuentes y piscinas de Sud Africa, Australia y la India… llegando a ser material de estudio en las escuelas.

Durante los años 20 Kellner se casó y en el 28 nació su hijo Wolfang. La crisis de los años ’30 complicó sus negocios con los modelos de barcos y aviones, pero Georg no dejó de ingeniar nuevas ideas. Pensando en los más pequeños pronto ideó un sistema de bloques de madera conectados por unas piezas de goma que el llamó “Gummi”, y luego “Jummi”. Esta unión flexible, duradera y fácil de fabricar le permitió crear sus fantásticas “steckfiguren”, unos personajes construidos con piezas de madera intercambiables que permiten infinidad de combinaciones.

Una niña mostrando los Jummis entre sus dedos

Kellner patentó el sistema y construyó con él toda una serie de juegos llenos de color y aventura: un limpia chimeneas, un marinero, un sultán con su elefante,  un conejo, un ratón y una rana, personajes que se deslizaban en carros o que simulaban fantásticos barcos con velas de hilos y ruedas.  No había qué detuviera la imaginación de este creador, al menos hasta el comienzo de la Segunda Guerra Mundial.

Una de las cajas de la primer época

En ese tiempo, Kellner se mudó junto a su familia y sus juguetes de Leipzig a Tabarz en los bosques de Turingia, en donde pudo pasar ileso los tiempos de guerra. Pero todo lo que había quedado en Leipzig fue destruído y se reconstruiría bajo las manos del socialismo.

En los años ’60 haría su aparición el plástico en la industria del juguete, y bajo la dirección de Wolfang, el hijo de Georg Kellner, la empresa fabricaría cientos de miles de piezas del conejo, el ratón y la rana, entre otros, para los niños de la Europa del Este.

antigua imagen que muestra la fábrica en sus mejores tiempos

La enorme presión que ejercería el socialismo sobre los emprendimientos privados terminaría con la nacionalización en 1972 de la empresa familiar. Bajo un nuevo nombre, la fábrica de Kellner produciría una serie de nuevos juguetes que se correspondían con los criterios de sus nuevos propietarios.

Cuando en 1989 el socialismo finalmente se derrumbó junto al famoso muro de Berlín en Alemania la línea de producción de juguetes de la antigua fábrica Kellner quedó abandonada.

En 1992 el nieto de Georg Kellner, llamado Hans-Georg Kellner aprovechó la posibilidad de comprar nuevamente las instalaciones de la abandonada y nacionalizada empresa familiar en Tabarz, y dió nueva vida a las “Steckfiguren”.

Quiek, Quak, Max, Hopps y Eduard se presentaban en sociedad y después de tres décadas de silencio, en Nuremberg en la Feria Internacional del Juguete del año 2000. Su aspecto no había cambiado y se veían igual que en los primero tiempos de la empresa que creara Georg Kellner en los años 30.

La producción artesanal volvió a ser una parte fundamental en la ideología de la empresa

Pero ¿qué hace que estos juguetes sigan siendo tan fascinantes para los niños del siglo XXI? Es sin duda su aspecto siempre fresco y la libertad de jugar, crear y divertirse sin restricciones que ofrecen a los niños, lo que hace de las figuras Kellner unos juguetes siempre actuales, a pesar de las modas y de todos los años que ya han transcurrido desde su creación. Pasa por la tienda y llévate uno, no te arrepentirás!

Anuncios

Etiquetado:, , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo Georg Kellner, y sus figuras encastrables de madera en Watermelon Cat.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: