Un poco de historia: Paul & Marjorie Abbatt Ltd

1 febrero, 2013 § Deja un comentario

Catálogo de 1934 de Abbatt Toys

Catálogo de 1934 de Abbatt Toys

Apasionados por el diseño como lo fueran el matrimonio americano de Charles y Ray Eames, nos encontramos con otro matrimonio, pero estos de origen inglés: Paul y Marjorie Abbatt. Su pasión fue por la educación que pronto se tradujo en la producción de una propia línea de juguetes: Abbatt Toys.

Logotipo creado por el arquitecto Erno Goldfinger para la firma

Logotipo creado por el arquitecto Erno Goldfinger para la firma

Paul Abbatt y Marjorie Cobb se conocieron en 1926 y se casaron en 1931, tenían unos 30 años de edad. Ambos estaban relacionados con la educación y su sueño era crear una escuela progresista. Con ese objetivo realizaron un extenso viaje de bodas por Europa recorriendo los centros mas avanzados en educación del momento, mientras que recolectaban todo tipo de material educativo, y por supuesto juguetes… se les ocurrió que vendiendo estos juguetes, todavia desconocidos en Inglaterra, podrían juntar el dinero para abrir su escuela.

Los Abbatt montaron en 1932 una exposición, en su propia casa de Londres, de los juguetes que habían recolectado en su gira por Viena, Yugoslavia, Checoslovaquia, Alemania y Suiza. Fue un éxito tan grande que pronto se registraron como empresa. Contrataron a John Skeaping para las ilustraciones y a Freda Skinner para el diseño de juguetes basados en los que habían visto.

Juguete educativo de la primer época de Abbatt Toys

Juguete educativo de la primer época de Abbatt Toys

En 1936 Paul y Marjorie abrirían un local a la calle para la venta de sus juguetes. Su amigo el arquitecto modernista Erno Goldfinger realizaría la fachada y el interior de la tienda, proyecto que sería aclamado como el mejor trabajo del arquitecto antes de la guerra. En línea con el pensamiento progresista de los Abbatts el arquitecto Goldfinger realizaría el diseño del interior de la tienda y también los muebles bajos que permitían a los niños jugar con los juguetes que estaban a la venta! piensen que hablamos del año 1936! que maravilla!

Interior de la tienda en Londres, diseño de Erno Goldenfinger

Interior de la tienda en Londres, diseño de Erno Goldenfinger

Un poco fuera del tema…cuenta la historia, que el arquitecto del que hablabamos recien, Erno Goldfinger, fue el “inspirador” de que Ian Fleming pusiera el mismo nombre al adversario de James Bond en el libro con el mismo nombre. Parece que Fleming era vecino de Goldfinger y no acordaba con el estilo moderno del arquitecto… :o)

Puzle de los años ´30, diseño de Frida Skinner

Puzle de los años ´30, diseño de Frida Skinner

A fines de los años ´30 los Abbatt comenzarían a producir juguetes para niños con cierta discapacidad desarrollados por Milan Morgenstern. Es posible que esta haya sido la primera vez que se creaban juguetes con este fin específico. Los juguetes se comercializarían después de la guerra.

Juguetes para niños discapacidad,  Milan Morgenstern.

Juguetes para niños discapacidad, Milan Morgenstern.

El diseñador e ilustrador Ken Garland trabajó para ellos a fines de los ´50, pero luego pasaría a otra gran firma de juguetes inglesa de la que hablaremos en unos días, Galt Toys.

Puzle de los años ´50, posiblemente diseño de Ken Garland

Puzle de los años ´50, posiblemente diseño de Ken Garland

Abbatt Toys existiría como tal  hasta 1973, dos años mas tarde del fallecimiento de Paul. Marjorie vendería en ese año la empresa.

Abbattbus1Paul & Marjorie Abbatt LtdVintage Abbatt Toys Number Puzzle 2

 

 

Libuse Niklová (1934-1981)

13 marzo, 2012 § Deja un comentario

Libuse  Niklová (1934-1981) fue una diseñadora de vanguardia y una innovadora. Es una pérdida terrible que el mundo del arte y del diseño no consideren relevante el diseño de juguetes, ya que casi no hay forma de encontrar información sobre esta maravillosa artista de vanguardia.

Libuse nació en Zlin, en Moravia del Sur. De 1949 a 1953 estudió técnicas de moldeado de plásticos en la Escuela de Artes Decorativas. En el ´58 se casó con el pintor  František Nikl con quien tendría dos hijos.

En 1961 comenzaría a trabajar como diseñadora de juguetes en la empresa plástica Fatra para la que diseñaría sus mejores piezas.

Comenzó produciendo unos graciosos personajes que se fabricaban en PVC

En 1963 tuvo la brillante idea de crear los “juguetes acordeón”. Estos recreaban formas animales pero su cuerpo estaba formado por un cilindro de plástico flexible que daba movimiento al juguete. Cuenta la leyenda que Libuse se inspiró en las piezas que se fabricaban tambien en Fatra para los desagües de cocinas y baños.

Otros de sus diseños clásicos son los muñecos inflables que Libuse creara en esa época y que se convirtieron rápidamente en clásicos en su país. Los muñecos representan figuras de animales y  son graciosos y coloridos. Su gran tamañoy poco peso permite a los niños jugar con ellos de forma activa, montándolos y trasladándose sobre ellos.

Libuse fue también una innovadora en el campo de la técnica. El método de fabricación de los inflables fue patentado debido a su novedad.

Pero ante todo Libuse pensaba en los niños, y como ella decía

“Cuando diseño animales, tengo principalmente en mente el hecho de que los niños deben tener la oportunidad de jugar con ellos de forma creativa”

Tres de sus inflables fueron reeditados el año pasado con motivo de una exposición sobre su trabajo que se realizara en París. Estos tres juguetes, el elefante, la jirafa y el búfalo, se encuentran a la venta en nuestra tienda. Puedes verlos aquí

Georg Kellner, y sus figuras encastrables de madera

19 octubre, 2011 § Deja un comentario

Ranita Quak, réplica del original de 1934

Hoy queremos contarles la historia de esta particular ranita de madera que ven aquí arriba y que hoy es parte de nuestra colección de juguetes que pueden conseguir en la tienda virtual.

Había una vez en Alemania, hace como cien años atrás, un joven constructor de pianos llamado Georg Kellner que era a su vez un apasionado de los aviones. Pero como éstos difícilmente pueden conseguirse y estacionarse en el jardín como para poder disfrutar de ellos, a Georg se le ocurrió construir unos modelos a escala. Pronto éstos fueron tan populares que el hobby se convirtió en su verdadero trabajo.

Georg Kellner

Luego de la Primera Guerra Mundial a Kellner se le ocurrió ofrecer su modelos como set para armar, lo que era una verdadera novedad. Los primeros entusiastas con la idea fueron los británicos. Estos a su vez entusiasmaron a Kellner para que comenzara a realizar modelos de barcos.  Él los fabricó con velas, con motores a vapor y también eléctricos, y los barcos navegaron más allá de los océanos…en lagos, fuentes y piscinas de Sud Africa, Australia y la India… llegando a ser material de estudio en las escuelas.

Durante los años 20 Kellner se casó y en el 28 nació su hijo Wolfang. La crisis de los años ’30 complicó sus negocios con los modelos de barcos y aviones, pero Georg no dejó de ingeniar nuevas ideas. Pensando en los más pequeños pronto ideó un sistema de bloques de madera conectados por unas piezas de goma que el llamó “Gummi”, y luego “Jummi”. Esta unión flexible, duradera y fácil de fabricar le permitió crear sus fantásticas “steckfiguren”, unos personajes construidos con piezas de madera intercambiables que permiten infinidad de combinaciones.

Una niña mostrando los Jummis entre sus dedos

Kellner patentó el sistema y construyó con él toda una serie de juegos llenos de color y aventura: un limpia chimeneas, un marinero, un sultán con su elefante,  un conejo, un ratón y una rana, personajes que se deslizaban en carros o que simulaban fantásticos barcos con velas de hilos y ruedas.  No había qué detuviera la imaginación de este creador, al menos hasta el comienzo de la Segunda Guerra Mundial.

Una de las cajas de la primer época

En ese tiempo, Kellner se mudó junto a su familia y sus juguetes de Leipzig a Tabarz en los bosques de Turingia, en donde pudo pasar ileso los tiempos de guerra. Pero todo lo que había quedado en Leipzig fue destruído y se reconstruiría bajo las manos del socialismo.

En los años ’60 haría su aparición el plástico en la industria del juguete, y bajo la dirección de Wolfang, el hijo de Georg Kellner, la empresa fabricaría cientos de miles de piezas del conejo, el ratón y la rana, entre otros, para los niños de la Europa del Este.

antigua imagen que muestra la fábrica en sus mejores tiempos

La enorme presión que ejercería el socialismo sobre los emprendimientos privados terminaría con la nacionalización en 1972 de la empresa familiar. Bajo un nuevo nombre, la fábrica de Kellner produciría una serie de nuevos juguetes que se correspondían con los criterios de sus nuevos propietarios.

Cuando en 1989 el socialismo finalmente se derrumbó junto al famoso muro de Berlín en Alemania la línea de producción de juguetes de la antigua fábrica Kellner quedó abandonada.

En 1992 el nieto de Georg Kellner, llamado Hans-Georg Kellner aprovechó la posibilidad de comprar nuevamente las instalaciones de la abandonada y nacionalizada empresa familiar en Tabarz, y dió nueva vida a las “Steckfiguren”.

Quiek, Quak, Max, Hopps y Eduard se presentaban en sociedad y después de tres décadas de silencio, en Nuremberg en la Feria Internacional del Juguete del año 2000. Su aspecto no había cambiado y se veían igual que en los primero tiempos de la empresa que creara Georg Kellner en los años 30.

La producción artesanal volvió a ser una parte fundamental en la ideología de la empresa

Pero ¿qué hace que estos juguetes sigan siendo tan fascinantes para los niños del siglo XXI? Es sin duda su aspecto siempre fresco y la libertad de jugar, crear y divertirse sin restricciones que ofrecen a los niños, lo que hace de las figuras Kellner unos juguetes siempre actuales, a pesar de las modas y de todos los años que ya han transcurrido desde su creación. Pasa por la tienda y llévate uno, no te arrepentirás!

Vintage, una nueva sección en la tienda

6 abril, 2011 § Deja un comentario

16 Animali, edición de 1972

Comenzamos hace unos días una nueva sección en la tienda. Esto se debe a varias cosas. Por un lado, muchos clásicos del diseño para niños ya no se fabrican y por lo tanto solo es posible conseguirlos de segunda mano. Esto, a diferencia de los juguetes comunes, aumenta muchas veces su valor original, ya que se convierten en objetos de colección, con los que además se puede seguir jugando.

Por otro lado la idea de recuperar juguetes, es también una forma de alargarles su vida útil. ¿Para que comprar uno nuevo, si hay otro mucho mas bonito que todavía se puede seguir usando?

Por supuesto, siempre apuntamos a juguetes y juegos en donde el buen diseño sea una de las características principales, así como también la creatividad y originalidad.

Para conseguirlos hemos recorrido mercadillos, anticuarios y sitios web de artículos de segunda mano, y a fuerza de buscar y seleccionar hemos podido crear esta nueva sección de la tienda.

Te invitamos a que pases, no solo para comprar, sino también para conocer increíbles historias detrás de estos juguetes! Pasa por la tienda para ver esta nueva sección

Juego de construcción miniatura fabricado en la antigua Alemania Occidental

Juguetes y muebles ADO, Holanda

22 febrero, 2011 § Deja un comentario

Investigando sobre juguetes de madera,  hace poco tiempo atrás nos encontrábamos con una marca ya inexistentes de juguetes holandeses con una historia particular.

A primera vista los juguetes ADO de madera, muebles y otros objetos para niños que esta marca producía llaman la atención por sus líneas puras y la abstracción de las formas. Los vivos colores y la tipografía moderna completan unos objetos que podrían haber salido de la escuela Bauhaus.

La primera sorpresa fue descubrir que el nombre refiere a las siglas en holandés de “Arbeid door onvolwaardigen”, algo así como “realizado por discapacitados”. Es que los primeros juguetes ADO comenzaron a fabricarse en el año 1925 en el sanatorio Berg en Bosch en la ciudad holandesa de Apeldoorn, como parte de la terapia de rehabilitaciíon que seguían pacientes enfermos de tuberculosis.

Profundizando un poco más, nos encontramos que  todas las piezas, unas 600 en total entre 1925 y 1955, fueron diseñadas por un solo hombre, Ko Verzuu, que era en realidad un ex inspector de obra del ayuntamiento de Utrecht.

En Utrecht trabajaba en ese tiempo Gerrit Rietveld, un arquitecto y diseñador de muebles que ganaría fama internacional dentro de lo que sería la arquitectura del Movimiento Moderno.

No hay dudas de que Ko Verzuu conocía a este arquitecto vanguardista, por el que seguramente sentía admiración, ya que muchos de sus diseños parecen salidos de la mano del maestro holandés.

Aquí pueden encontrar imágenes de algunos de estos juguetes que hoy componen parte de la colección que se exibe en el museo CODA de Apeldoorn.

Silla para muñecas, 1926, Ko Verzuu

“Máquina-que-no-hace-nada”, Charles & Ray Eames

10 febrero, 2011 § 5 comentarios

Cuando en los años ´50 la empresa ALCOA le pidiera al matrimonio Charles & Ray Eames una colaboración para su proyecto Forecast Collection, jamás se imaginaron lo que les llegaría en respuesta.

La “Solar Do-Nothing Machine¨ era un juguete y tenía la intención de ser una máquina que no hiciera nada. Pero no en el sentido estático del término. Como en muchos de sus otros proyectos los Eames estaban interesados en el poder del juego como experiencia, como un ejercicio mental de descubrimiento y de creación de conciencia. La idea de Charles Eames tenía una pizca de Zen:

“It is not supposed to do. It is supposed to be. Its whole function is in its being.” había comentado el arquitecto.


La máquina, como puede apreciarse en el video y en las fotos, estaba compuesta por una mesa baja sobre la que se ubicaban una serie de artefactos movidos por medio de la energía producida por el sol, que era captada por una pantalla ubicada a un lado de la mesa.

El corazón de la máquina eran las células solares de silicona fabricadas por International Rectifier Corp. montadas en la pantalla. Éstas estaban conectadas directamente a unos pequeños motores que generaban el movimiento de todas las partes de la máquina unidas por cuerdas de goma.

Visita el perfil y los productos de estos diseñadores en la tienda

El Pan-ajedrez de Xul Solar

27 noviembre, 2010 § 2 comentarios

De los juegos creados por artistas el mas mágico es sin dudas el Pan-Juego que creara el artista argentino Xul Solar a principios del siglo XX… Oscar Agustín Alejandro Schulz Solari (1887-1963), Xul Solar, dedicó siete
años a la elaboración de su ajedrez reformado o panjuego. Frente al tablero, con 30 piezas que ingresan cuando él lo decide, cada contrincante puede componer palabras en la pan-lingua (que el propio Xul inventó),
combinar colores como en un cuadro, escribir un poema, crear acordes musicales, resolver ecuaciones matemáticas o jugar su destino,”con sólo mover las piezas de acuerdo a su horóscopo”.Una pena que solo podamos verlo en un museo…y no podamos aprender a jugar con él…

Leopoldo Marechal escribió sobre el juego y sobre el artista:

A mi entender, Xul Solar y Macedonio Fernández, unidos ambos en una misma empresa intelectual, que se cumplió en un mismo espacio (Buenos Aires) y en un mismo tiempo (el de la revolución martinfierrista) no han sido tratados aún en su aleccionadora profundidad, sino en las vistosas exterioridades que sin duda presentaban el uno y el otro y que se reducen al frívolo terreno de las anécdotas. En el caso de Xul aún se ignora que su signo (o sansigno, como decía él en su idioma neocriollo) fue el de una demiurgia constante o el de un ‘Fuego creador’ que lo encendía sin tregua y a cuyo mantenimiento consagró todos los combustibles de su alma. Lanzar al mundo criaturas nuevas, ya se tratase de un idioma o un juego, era un ‘acto de amor’ que realizaba él para los hombres, a fin de que se comunicaran en la universalidad de un lenguaje o en el field recreativo de un tablero de ajedrez. En tal sentido, Xul Solar tuvo el impulso caritativo de aquel ‘buen ladrón’ que fue Prometeo

El panjuego, etimológicamente significa el juego total, o el juego por esencia y excelencia. Muchas veces, al oír las explicaciones que nos daba Xul en su tentativa de enseñarnos las reglas de aquel juego increíble, me preguntaba yo qué metafísica razón lo había lanzado a su empresa lúdica. Y tuve una respuesta cuando, en el Manava Dharma Sastra leí lo siguiente: ‘ Los períodos de los Manu son innumerables, así como las creaciones y destrucciones del mundo; y el Ser Supremo las renueva como jugando’. Como jugando: vale decir que la Creación Divina es un juego, y que Xul, al crear el suyo, habría imitado al artífice divino, como buen demiurgo que fue.

Pero esta primera conclusión mía reclamaba otra: en ese juego de la existencia universal entramos todos como ‘piezas’ en movimiento, y somos alfiles, peones, caballos o reyes. Cada pieza responde a su destino inalienable, como también lo dice el Manava Dharma Sastra: ‘El Ser Supremo asignó desde el principio, a cada criatura en particular, un nombre, actos, y una manera de vivir’. Y concluye más adelante: ‘Cuando el soberano maestro ha destinado a tal o cual ser animado a una ocupación cualquiera, este ser la desempeña por sí mismo todas las veces que vuelve al mundo’. El panjuego de Xul propone a todos, y amorosamente, su imagen o simulacro de la vida; y cada uno puede jugarlo, como en la vida, según sus propias y determinadas posibilidades: frente al tablero, el astrólogo moverá sus planetas, el matemático sus guarismos, el alquimista sus elementos y el jugador común la tabla cambiante de sus acciones y reacciones.

Recuerdo que una vez, refiriéndose a su invención, Xul Solar me dijo:

– Este juego tiene la ventaja de que ninguno pierde y todos ganan al fin. Y meditando en esa ‘felicidad’ y esa ‘facilidad’ que otorgó él a sus jugadores, me digo ahora y le digo al numen venerable de Xul:
– Si tu panjuego estuviera, como sospecho, en analogía con el jugar divino ¡qué bueno sería comprobar al fin que todos hemos ganado y ninguno perdido en este ajedrez existencial a que fuimos lanzados por el Celeste Jugador!

Nota: Artículo editado en Cuadernos de Mr. Crusoe N° 1 (arte, ciencia, ideas) O’Donnell, Mezza y Asociados S.A. Editores, Buenos Aires, 1967 y publicado en la página Hocus Pocus

¿Dónde estoy?

Actualmente estás explorando la categoría Clásicos en Watermelon Cat.